ÁCIDO LÁCTICO

El ácido láctico y sus sales de lactato son aditivos químicos empleados habitualmente en la industria alimentaria para el control de microorganismos. Si bien su uso extendido habla de buena eficacia, también es verdad que esta no pasa de bacterioestática.

Además, como la mayoría de ácidos añadidos para el control de contaminantes en alimentación, tienen inconvenientes: es un producto que, a dosis habituales, produce cambios organolépticos en el alimento final que pueden alejarlo de su sabor y olor originales (sabores metálicos poco naturales).

¿Quieres evitar el uso de un ácido más y limpiar tu etiqueta? A continuación, puedes ver un ejemplo de cómo la biotecnología de Amerex te ayuda a alcanzar una conservación natural para conseguir, en definitiva, un alimento menos procesado.