Problemas Microbiológicos en Repostería: Listeria en rellenos de nata y crema

La listeria es una bacteria mundialmente conocida. En este blog hablaremos del riesgo de contaminación en un sector tan atractivo como el de la repostería por el riesgo de contaminación que tienen la nata y crema de los rellenos.

En el mundo de la repostería existe una gran variedad de pasteles, tartas y otros dulces, siendo un sector que siempre busca la excelencia en sabor y calidad. Sin embargo, la seguridad alimentaria es una preocupación constante, especialmente cuando se trata de productos perecederos como las cremas y la nata. Uno de los principales riesgos microbiológicos que enfrenta la repostería es la contaminación por la conocida Listeria monocytogenes, una bacteria que puede causar serios problemas de salud.

La Listeria monocytogenes es una bacteria patógena gram positiva que puede encontrarse en una gran variedad de alimentos. Es muy conocida su presencia en el sector cárnico, con casos muy conocidos a nivel nacional, pero también puede estar presente en productos lácteos como diferentes quesos, leche o también en la nata y las cremas que se emplean en los rellenos de repostería.

Esta bacteria es especialmente peligrosa porque es muy resistente a ambientes poco favorables. Puede sobrevivir y se multiplicarse en condiciones de acidez, salinidad (hasta el 10%), escasez de oxígeno (incluso al vacío) y temperaturas de refrigeración (tan bajas como 2º-4º C), lo que significa que incluso los alimentos almacenados en condiciones frías no están completamente a salvo. Además influyen también otros factores como el pH (entre 4,4-9,4) y la actividad del agua (>0,92).

La infección por Listeria monocytogenes, conocida como listeriosis, puede causar síntomas graves como fiebre, dolores musculares y problemas gastrointestinales. En personas con sistemas inmunitarios debilitados, mujeres embarazadas, recién nacidos y ancianos, la listeriosis puede ser fatal.

Además, como hemos comentado anteriormente, la capacidad de la Listeria para crecer en ambientes fríos hace que sea un desafío mantenerla bajo control en productos lácteos refrigerados, como cualquier tipo de tarta, o alimento de repostería que lleve un relleno de nata o crema. Además, aunque en congelación no sigue proliferando, su presencia se mantiene, por lo que sigue existiendo riesgo de contaminación en tartas congeladas, sobre todo cuando se comienzan a descongelar y la bacteria, si está presente, continua multiplicándose.

Como hemos mencionado anteriormente, las cremas y la nata que son productos con base láctea, son especialmente vulnerables a la contaminación microbiológica debido a varios factores:

  1. Contenido de Agua y Nutrientes: Estos productos son ricos en agua y nutrientes, lo que los convierte en un medio ideal para el crecimiento de bacterias y en concreto de la listeria.
  2. Manipulación y Procesamiento: La manipulación durante el procesamiento y el almacenamiento puede facilitar la introducción de contaminantes.
  3. Temperatura de Almacenamiento: Aunque se almacenan en refrigeración, la Listeria puede sobrevivir y multiplicarse a temperaturas bajas.

Actualmente existen diversos conservantes para combatir la contaminación por Listeria y otros microorganismos. En Amerex estamos especializados en conservantes naturales fruto de la biotecnología que ofrecen una solución innovadora y segura y además clean label.

Nuestros conservantes pueden emplearse en distintas matrices alimentarias, como la nata y la crema en repostería, pero también en otros productos susceptibles de contaminación por listeria como matrices cárnicas, masas frescas de pizza, en pescado como el salmón etc. De este modo, nuestros conservantes ofrecen las siguientes ventajas:

  • Seguridad: Son seguros para el consumo y no presentan riesgos asociados a productos químicos sintéticos.
  • Eficacia: Son efectivos contra una amplia gama de microorganismos, incluyendo Listeria gracias al uso que hacen de la fermentación protectora.
  • Sostenibilidad: Son sostenibles con el medio ambiente y están alineados con las tendencias hacia productos más naturales y menos procesados.
  • Extensión de la Vida Útil: Prolongan la vida útil de los productos sin necesidad de añadir aditivos químicos no deseados.
  • Mantienen la Calidad: No afectan negativamente a la organoléptica del producto: el sabor, la textura ni la apariencia.

En conclusión, la seguridad tanto en la repostería como en otros sectores de la alimentación es esencial, y combatir la contaminación microbiológica en productos como las cremas y la nata es un desafío que no puede ser ignorado. Nuestra empresa se dedica a ofrecer soluciones naturales y efectivas para proteger sus productos y garantizar que lleguen a los consumidores en las mejores condiciones posibles. En Amerex contamos con distintos conservantes especializados con muy buenos resultados frente listeria en nata y crema de tartas congeladas y refrigeradas.

¡Si quiere obtener más información sobre nuestros productos no dude en escribirnos!

  • Puedes escribirnos un correo a: imasd@amerexingredientes.com
  • Llamarnos al teléfono: +34 91 845 42 14
  • Rellenar el formulario a continuación
Hasta la próxima

Contáctanos

6 + 0 = ?

Retirada y sustitución de nitritos por conservantes naturales: Biamex NC

En la industria alimentaria existen varios sectores en los que es habitual el uso de los aditivos químicos: nitratos y nitritos. En el sector cárnico o en el de pescado por ejemplo, los nitratos y nitritos se consideran necesarios para realizar el proceso de nitrificación que da un color característico al producto final además de protección frente a patógenos anaerobios y esporógenos.

A continuación os detallamos a qué se debe el uso de los nítricos en alimentación y os presentamos el producto especialista de Amerex para la sustitución de nitritos de manera natural: el Biamex NC.

En el proceso de nitrificación, el nitrato se reduce a nitrito, y a partir de éste se origina óxido nítrico. El óxido nítrico se combina con la mioglobina del músculo para formar nitrosomioglobina, que es la responsable del color típico de los curados por ejemplo en el sector cárnico. En el caso de los cocidos, la temperatura hace que esta nitrosomioglobina se transforme en nitrosilhemocromo, responsable de su color rosado característico.

Los nitratos y nitritos se han considerado necesarios en el sector alimentario, además de por la generación de color que aportan al alimento haciéndolo más atractivo a los consumidores, porque garantizan cierta seguridad en los productos evitando el desarrollo de bacterias patógenas, en concreto de Clostridium botulinum, que causa la conocida enfermedad del botulismo.

Como cualquier otro aditivo, los nitritos se encuentran regulados por el anexo II del Reglamento (CE) n.o 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo y el anexo del Reglamento (UE) nº 231/2012 de la Comisión. En él se regula la dosis máxima que se puede incorporar a cada alimento bajo una legislación concreta.

Cada vez se habla más de la sustitución de los nitritos por otro tipo de conservantes naturales y de regular de manera más estricta la dosis permitida en los distintos alimentos en los que se usan.

El problema se encuentra en que, aunque los nitratos se encuentren de forma natural, por ejemplo, en diversos vegetales (como la lechuga, o el apio), o incluso en el agua, una parte de ellos se transforma en nitritos durante el proceso de digestión, reaccionando con los aminoácidos del estómago, dando lugar a las nitrosaminas, que son sustancias cancerígenas. En el caso de los alimentos de los sectores mencionados anteriormente se encuentran directamente en forma de nitritos. Por este motivo es importante encontrar sustitutos que eviten la presencia de estos aditivos en productos que consumimos normalmente.

En el mercado existen muchos sustitutos naturales de los nitritos. Como hemos mencionado anteriormente, en vegetales como la lechuga y el apio se encuentran de manera natural, por lo que algunas empresas emplean extractos naturales de este tipo. No hay que olvidar también el riesgo por intoxicación por esporógenos que puede generar una mala sustitución de nitritos.

En nuestro caso poseemos una tecnología natural transparente para la sustitución de nitritos: el uso de fermentos o starters.

Nuestro producto Biamex NC, cuenta con una tecnología muy novedosa para la generación del color típico que aportarían los nitrificantes. De esta manera, gracias a una reacción de fijación de la propia proteína de la carne/pescado, podrá conseguir una sustitución óptima de nitratos, nitritos y/o sales nitro. Además, este producto incorpora otra de nuestras cepas de fermentos especialista en la acción frente esporógenos como el clostridium botulinum.

Biamex NC, como sustituto de nitritos puedes aplicarse en cualquier alimento en que sea necesaria una sustitución de dicho aditivo químico.

Es muy común la sustitución de nitritos en productos cárnicos como hemos mencionado anteriormente. A continuación os dejamos un ejemplo de pavo inyectado:

Otra alimento donde es común también el uso de nitritos es en distintos pescados. Con este tipo de alimentos, Biamex NC también tiene experiencia. Os dejamos a continuación una prueba en pez espada inyectado:

Como conclusión, podemos afirmar que el uso de starters es una muy buena alternativa a los nitritos, en concreto el uso del producto de Amerex Biamex NC, ya que provoca la aparición significativa de ese color que nos compete en productos cárnicos y de pesca. Además, este producto incluye la tecnología protectora de Amerex para mantener la seguridad del producto de manera equivalente a la protección que aportan los nitritos.

¿Queréis obtener más información de este cultivo estrella? Podéis poneros en contacto con nosotros para un asesoramiento más cercano y personalizado a través de:

  • Puedes escribirnos un correo a: imasd@amerexingredientes.com
  • Llamarnos al teléfono: +34 91 845 42 14
  • Rellenar el formulario a continuación

Contáctanos

1 + 0 = ?

CONSERVANTES NATURALES PARA PESCADO

El pescado es una gran fuente de proteínas y ácidos grasos esenciales para una dieta equilibrada y saludable. Sin embargo, su frescura y calidad son susceptibles a la degradación debido a diversos factores, lo que representa un desafío para la industria alimentaria. El uso de conservantes para pescado es por tanto fundamental en el sector.

Entre estos desafíos se encuentran algunos patógenos, como la listeria y microorganismos que pueden proliferar en condiciones óptimas y comprometer la seguridad alimentaria, además estos microorganismos afectan a la organoléptica del producto.

A continuación, estudiaremos los problemas comerciales asociados con el pescado, los patógenos más comunes en este alimento y las soluciones que ofrece el mercado en forma de conservantes naturales.

Entre los problemas comerciales de vida útil más comunes en pescado podemos encontrar: la generación de exudados por heterofermentaciones de bacterias, la pérdida de textura o la sinéresis y generación de gas.

Esto se debe a que el pescado fresco es altamente perecedero. Debido a su composición biológica debe mantenerse durante toda su vida útil en unas buenas condiciones de almacenamiento que no siempre se cumplen.

Este rápido deterioro del pescado puede deberse a factores como la exposición al aire, la temperatura inadecuada, la contaminación cruzada y sobre todo, por la actividad microbiana. Esto no solo afecta la calidad sensorial del pescado, sino que también representa un riesgo para la salud del consumidor y puede resultar en pérdidas económicas significativas para los productores y minoristas.

Entre los microorganismos patógenos más comunes que afectan al pescado se encuentran las bacterias como Salmonella, Listeria monocytogenes y Vibrio spp., así como parásitos como Anisakis, que seguramente sea más reconocido por los consumidores. En sectores como el cárnico, patógenos como la listeria o salmonella son muy reconocidos y temidos, sin embargo no son tan conocidos por los consumidores de pescado.

Estos organismos pueden causar enfermedades transmitidas por alimentos si el pescado no se manipula, almacena y cocina adecuadamente. La presencia de estos patógenos es un problema grave que requiere soluciones efectivas para garantizar la seguridad alimentaria y la calidad del producto.

Actualmente existen en el mercado algunos conservantes y aditivos que buscan hacer frente a estos desafíos, pero que tienen sus limitaciones. Algunas de las opciones más utilizadas incluyen:

  1. Extracto de Romero: Este conservante natural es rico en antioxidantes para prolongar la frescura del pescado.
  2. Ácido Ascórbico (Vitamina C): Además de sus propiedades antioxidantes, el ácido ascórbico puede ayudar a prevenir la oxidación lipídica y mantener la calidad sensorial del pescado.
  3. Aceites Esenciales: Algunos aceites esenciales, como el de orégano y el de tomillo, han demostrado tener actividad antimicrobiana y pueden usarse como conservantes naturales en productos pesqueros.
  4. Nitrato de Sodio: Aunque es un conservante ampliamente utilizado, el nitrato de sodio también puede obtenerse de fuentes naturales como la sal marina, proporcionando una opción más natural para la conservación del pescado.

Sin embargo, en Amerex contamos con conservantes naturales que no solo van a proteger al alimento de patógenos tan importantes como la listeria, sino que van a favorecer la reducción de aditivos químicos como el nitrato mencionado anteriormente, y la mejora la organoléptica del producto.

En Amerex contamos con conservantes naturales para pescado que hacen frente a los principales retos del mercado. Gracias  a los conservantes naturales de Amerex podrás:

  • Alargar la vida útil por control de lactobacilos heterofermentativos en preparados de pescado fresco y congelado.
  • Prevenir patógenos como la listeria.
  • Generación de color retirando los nitritos.
  • Disminuir la incidencia de histamina.
  • Evitar acidificaciones indeseadas, ni sinéresis, manteniendo la textura.

Los conservantes de Amerex pueden aplicarse de distintas formas en función del tipo de procesado del pescado:

  • En masa: para hamburguesas de pescado o surimi.
  • Inyectado: en emperador, atún, salmón, pez espada etc
  • En superficie: para cualquier tipo de ahumado o marinado (sushi). En langostinos o cefalópodos.

La industria del pescado enfrenta desafíos significativos en cuanto a la preservación de la frescura y la seguridad alimentaria. Sin embargo, al aprovechar los beneficios de los ingredientes naturales y la biotecnología, podemos garantizar que el pescado llegue a los consumidores de forma segura. ¡No dudes en contactarnos para recibir más información!

  • Puedes escribirnos un correo a: imasd@amerexingredientes.com
  • Llamarnos al teléfono: +34 91 845 42 14
  • Rellenar el formulario a continuación

Contáctanos

4 + 0 = ?

DESCUBRE LAS MEJORES ALTERNATIVAS NATURALES A LOS ADITIVOS QUÍMICOS EN ALIMENTOS ULTRAPROCESADOS

La búsqueda de alternativas naturales a los aditivos químicos es uno de los objetivos principales de la industria alimentaria. En la era actual, donde la salud y el bienestar son prioridad, la industria alimentaria está experimentando una revolución en cuanto a los ingredientes y proceso que usan en los alimentos. Cada vez más consumidores demandan alimentos menos procesados y más naturales, libres de aditivos artificiales.

Los alimentos ultraprocesados son conocidos por el gran número de aditivos químicos que presentan en su etiqueta. Estos aditivos se emplean para mejorar aspectos organolépticos o de seguridad del alimento, pero, ¿existen opciones naturales que los sustituyan?

En el blog de hoy traemos una guía sobre las mejores alternativas naturales a los aditivos en tus alimentos ultraprocesados, ¡para que puedas ofrecer un alimento más saludable y seguro microbiológicamente!

Los aditivos químicos son sustancias añadidas a los alimentos con el propósito de mejorar su sabor, textura, color o durabilidad. Están regulados por el  Reglamento (CE) no 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008, donde se recogen con el número E asociado, todos los aditivos permitidos en la Unión Europea y sus restricciones de uso.

La preocupación actual que existe con estos aditivos se debe a que hay estudios que han sugerido que el consumo excesivo de aditivos en alimentos ultraprocesados (como en embutidos, platos preparados, bollería etc.) podría estar relacionado con diversos riesgos para la salud: como alergias, trastornos metabólicos y efectos adversos en la salud gastrointestinal.

La falta de transparencia muchas veces en el etiquetado de los productos también dificulta que los consumidores tomen decisiones informadas sobre su alimentación. Es por eso, que cada vez más los consumidores buscan alternativas naturales y libres de aditivos artificiales.

Existe una gran variedad de alternativas naturales a los aditivos químicos en el mercado de ingredientes. Los alimentos ultraprocesados necesitan en muchas ocasiones aditivos que ayuden a mantener el color, den un sabor específico o conserven el alimento durante más días que un producto fresco, sin embargo, se puede recurrir a ingredientes naturales que proporcionen los mismos beneficios que los aditivos artificiales.

Los más conocidos como sustitutos de aditivos son extractos de hierbas y especias, jugos de frutas o vegetales, y otros extractos naturales pueden actuar como conservantes, colorantes y potenciadores del sabor de manera segura y saludable. Son una buena opción natural y además de respetuosa con el medio ambiente. Sin embargo, existen también otros ingredientes también naturales y con mayor efectividad conservante como son los fermentos o bacterias acido-lácticas.

Alimentos ultraprocesados con aditivos químicos

Los fermentos son grupos de bacterias acido-lácticas que ofrecen una excelente alternativa a los aditivos artificiales.

Se conoce tradicionalmente que la forma en que los fermentos realizan esa función conservante es a través de la maduración del producto. Esto normalmente incluye un cambio organoléptico en el alimento debido a una acidificación, que disminuye el PH y modifica las características organolépticas de la matriz. No solo mejoran la conservación de los alimentos, sino que también potencian su sabor y valor nutricional. Tradicionalmente se han usado estos fermentos en la maduración de embutidos y quesos y son bien conocidos por los fabricantes.

Existen sin embargo fermentos  que no producen acidificación en el producto pero sí llevan a cabo una conservación de los alimentos por distintos mecanismos como la competencia.

Amerex destaca en este caso como proveedor de conservantes naturales basados en fermentos, ofreciendo soluciones innovadoras y saludables para la industria alimentaria como opción a los aditivos químicos.

Al elegir alimentos libres de aditivos artificiales y ricos en ingredientes naturales obtienes multitud de beneficios. Estás promoviendo en primer lugar una alimentación más saludable y nutritiva, además, al evitar los aditivos sintéticos, reduces la exposición a sustancias químicas nocivas y favoreces un estilo de vida más natural y sostenible.

Por otra parte, el uso de estas alternativas naturales en alimentos ultraprocesados, como son los fermentos, permiten la reducción del procesado del alimento dando lugar a un producto más “casero”. Junto con la eliminación de aditivos químicos, el consumidor obtendrá una imagen más positiva de ese alimento.

Amerex como proveedor de alternativas naturales a aditivos alimentarios, cuenta con una experiencia de más de 40 años en el sector ofreciendo soluciones innovadoras y sostenibles para la industria alimentaria.

Nuestros conservantes naturales basados en fermentos son una excelente alternativa a los aditivos artificiales, garantizando la calidad y seguridad de tus productos alimenticios sin comprometer el sabor ni la frescura. Disponemos de distintas gamas de productos, como la gama de fermentos Biamex o de aromas naturales Safemix, que cuentan entre ellas conservantes para problemas específicos, como protección frente a Listeria o Salmonella, o para retirada de aditivos como nitritos o sorbato.

En resumen, al elegir alternativas naturales y libres de aditivos artificiales, estás dando un paso hacia una alimentación más saludable y consciente. Con opciones como los fermentados como alternativa a los aditivos y el compromiso de empresas como Amerex, es más fácil que nunca disfrutar de alimentos deliciosos y nutritivos ofreciendo la mejor opción al consumidor.

Si quieres conocer más acerca de estas opciones naturales, puedes ponerte en contacto con nosotros para recibir más información:

Contáctanos

2 + 5 = ?

TENDENCIAS EN LA INDUSTRIA ALIMENTARIA: CLEAN LABEL Y CONSERVACIÓN

Es bien sabido que desde el principio de los tiempos se han utilizado remedios naturales para mejorar la conservación de los alimentos y alargar la vida útil. La sal, el azúcar o el vinagre son los ejemplos más significativos que aún se siguen utilizando. En la actualidad existen una gran variedad de aditivos alimentarios que además de conservar el alimento, ayudan a mantener sus características organolépticas como el sabor, olor, textura, frescura… E incluso su valor nutritivo.

Además de esto, en el mundo de la alimentación los consumidores están cada vez más interesados en saber qué están poniendo en sus cuerpos. La demanda en general por tanto es que los aditivos tradicionales evolucionen a alternativas más naturales, y sobre todo que su etiquetado sea más claro y comprensible. Es por eso que el concepto de etiquetado limpio, conocido como «clean label«, ha ganado popularidad. Quédate con nosotros y sigue leyendo para explorar qué significa exactamente el término clean label y su importancia en la conservación de alimentos.

El término «clean label» se refiere a la tendencia de las empresas alimentarias de utilizar ingredientes naturales y reconocibles en sus productos, evitando aditivos artificiales, colorantes y conservantes sintéticos. Esto se traduce en etiquetas más simples y fáciles de entender para los consumidores. Esta iniciativa responde a las exigencias por parte de los consumidores de tener a mano información clara y fiable sobre la composición de un alimento que finalmente van a consumir. Más allá de una simple lista de ingredientes, el clean label representa un compromiso con la transparencia, la calidad y la salud, y sobre todo que el consumidor sea capaz de analizar y evaluar de manera objetiva el producto para sacar conclusiones sobre lo que está comiendo.

Se busca que los consumidores puedan identificar fácilmente los ingredientes utilizados en un producto. El modelo clean label promueve la transparencia al permitir que los consumidores comprendan fácilmente qué están consumiendo. Y al proporcionar etiquetas más simples y libres de ingredientes desconocidos, las marcas pueden generar confianza y lealtad entre sus clientes.

Es un hecho que todos los aditivos autorizados que se utilizan en la industria alimentaria se consideran seguros, ya que están regulados por las autoridades competentes (la EFSA, en el caso europeo), quien fija las cantidades aceptables de ingesta diaria para marcar los límites en su incorporación a los alimentos. Por otro lado, los alimentos con etiquetado limpio suelen estar compuestos por ingredientes naturales, lo que hace que se perciban como más saludables al evitar estos ingredientes sintéticos y algunos aditivos que se consideran potencialmente dañinos. Al optar por productos clean label, los consumidores pueden reducir su exposición a sustancias artificiales y promover así un estilo de vida más saludable.

El clean label también está vinculado a prácticas agrícolas más sostenibles al promover el uso de ingredientes naturales y orgánicos. Al utilizar ingredientes naturales y orgánicos, las marcas pueden apoyar la agricultura responsable y reducir su impacto ambiental.

La relación entre la conservación de alimentos y el término clean label es fundamental para comprender la evolución de la industria alimentaria hacia prácticas más saludables y sostenibles. Tradicionalmente, la conservación de alimentos ha implicado el uso de una variedad de aditivos y conservantes artificiales para prolongar la vida útil de los productos. Sin embargo, con el creciente interés de los consumidores en la transparencia y la naturalidad de los alimentos, surge la necesidad de encontrar alternativas más saludables y limpias para la conservación.

Es aquí donde entra en juego el concepto de clean label. Al priorizar ingredientes naturales y reconocibles, las marcas pueden ofrecer productos con etiquetas más limpias y libres de aditivos sintéticos, al tiempo que mantienen la calidad y la seguridad alimentaria. Esto no solo responde a las demandas de los consumidores, sino que también promueve un enfoque más responsable hacia la producción de alimentos, fomentando prácticas agrícolas sostenibles y reduciendo el impacto ambiental.

En la búsqueda de alternativas naturales para la conservación de alimentos, la industria alimentaria ha explorado una amplia gama de ingredientes y métodos que ofrecen eficacia sin comprometer la calidad o la naturalidad de los productos. Una de las alternativas más destacadas son los antioxidantes naturales, como el ácido ascórbico (vitamina C) y los tocoferoles (vitamina E), que pueden prevenir la oxidación de los alimentos y, por lo tanto, prolongar su vida útil. Estos antioxidantes se encuentran abundantemente en frutas, verduras y hierbas, lo que los convierte en opciones atractivas para los fabricantes que buscan conservar sus productos de manera natural. Puedes pinchar aquí para más información en relación a estos aditivos antioxidantes.

Pero también, claro está, las alternativas naturales de conservación basadas en biotecnología como es el uso de fermentos, que a través de diversos mecanismos de acción llevan a cabo la protección frente a microorganismos dañinos, como ya hemos comentado con anterioridad.

El clean label no solo es una tendencia en la industria alimentaria, sino también una respuesta a las demandas de los consumidores preocupados por la salud y la transparencia. Como empresa, al adoptar prácticas de etiquetado limpio y buscar alternativas naturales para la conservación de alimentos, puedes satisfacer las necesidades de tus clientes y promover un estilo de vida más saludable y sostenible.

Si estás buscando alternativas de conservación natural para adoptar un etiquetado clean label en tus productos alimenticios, has aterrizado en el lugar correcto. En Amerex Ingredientes, ofrecemos una amplia gama de ingredientes naturales para la conservación de alimentos. Nuestra selección de productos está diseñada para satisfacer las demandas de la industria alimentaria en busca de soluciones limpias y transparentes. Por ejemplo, la gama Biamex de conservantes naturales con base biotecnológica que tienen acción directa contra microorganismos patógenos, como potenciales sustitutos de aditivos químicos o tratamientos para hacer de tu producto uno más limpio y alcanzable para los potenciales consumidores.

Puedes recorrer nuestra página web para explorar nuestra oferta y descubrir cómo podemos ayudarte a llevar tus productos al siguiente nivel con ingredientes de calidad y etiquetas limpias. ¡No dudes en contactarnos!

• Puedes escribirnos un correo a: imasd@amerexingredientes.com
• Llamarnos al teléfono: +34 91 845 42 14
• Rellenar el formulario a continuación

Hasta la próxima

Contáctanos

5 + 0 = ?

CONSERVANTES NATURALES INNOVADORES PARA ALIMENTOS

El Consejo de Ministros aprobó en enero un proyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario. La ley establece la obligatoriedad para todos los agentes de la cadena alimentaria de contar con un plan de prevención de pérdidas y desperdicio, priorizando el consumo humano a través de la donación o redistribución de alimentos.

El objetivo es lograr una reducción del 50% de los residuos alimentarios per cápita en el plano de la venta minorista y del consumo, y una reducción del 20% de las pérdidas de alimentos a lo largo de las cadenas de producción y suministro para 2030. Esto ha provocado un movimiento y una concienciación muy profunda en distribuidores y fabricantes en torno a cómo evitar y gestionar sus excedentes, que corresponden a entre un 1% y 2% de su facturación anual.

¿Qué podemos hacer los fabricantes de ingredientes y alimentos para reducir los desperdicios y favorecer el mejor aprovechamiento de los mismos? La importancia de la conservación y seguridad de los alimentos cobra especial relevancia en este caso, siendo los conservantes naturales el futuro de la alimentación mundial. Un alimento con una vida útil más larga y que sea seguro microbiológicamente, ayudará a evitar ese desperdicio alimentario.

Los conservantes naturales para alimentos son sustancias derivadas de fuentes naturales, como plantas, hierbas, especias o microorganismos, que se utilizan para prolongar la vida útil de los alimentos.

Estos conservantes son una alternativa más sostenible y saludable a los aditivos sintéticos, ya que no contienen químicos artificiales ni ingredientes nocivos para la salud. Cada vez la regulación es más exigente en cuanto las dosis y uso de dichos aditivos químicos. En Francia por ejemplo, recientemente se modificó la legislación para reducir las dosis de aplicación de los nitritos en algunos alimentos. Por ello los conservantes naturales son el futuro de la conservación de los alimentos.

Existen numerosos ejemplos de conservantes naturales utilizados en la industria alimentaria.

Algunos de ellos son muy conocidos e incluyen el extracto de romero, el vinagre, los aceites esenciales, la vitamina E (tocoferol), entre otros. Sin embargo, ya vemos entre ellos un ejemplo que se ha incluido recientemente como aditivo alimentario, recogido en la legislación con el nº E-267, como es el vinagre fermentado.

Los microorganismos son otra fuente de conservantes naturales, y es que gracias a nuevas tecnologías como la biotecnología, el uso de microorganismos como las bacterias acido lácticas y gracias a la fermentación protectora, obtenemos nuevas estrategias de conservación.

Estos conservantes no solo ayudan a preservar la frescura y calidad de los alimentos, sino que también pueden proporcionar beneficios adicionales para la salud.

Conservantes naturales en los alimentos

La fermentación protectora es un proceso natural en el que microorganismos beneficiosos, como bacterias lácticas o levaduras, se utilizan para fermentar alimentos y crear un ambiente hostil para el crecimiento de microorganismos no deseados, como bacterias patógenas. Este proceso no solo ayuda a preservar los alimentos, sino que también puede mejorar su sabor, textura y valor nutricional.

Los conservantes naturales basados en biotecnología a menudo aprovechan los principios de la fermentación protectora para ofrecer una conservación natural y efectiva de los alimentos.

Los conservantes naturales para alimentos están cada vez más disponibles en el mercado. Es importante buscar proveedores de confianza que ofrezcan productos de alta calidad y certificados orgánicos si es posible. En Amerex, somos especialistas desde hace más de 40 años en conservantes naturales basados en biotecnología y ofrecemos una amplia gama de productos diseñados para satisfacer las necesidades de la industria alimentaria.

Gracias a nuestros conservantes naturales podrás alargar la vida útil de tus alimentos manteniendo una organoléptica y seguridad óptima y evitando el desperdicio alimentario. Algunos de nuestros productos más vendidos forman parte de la gama Biamex, donde contamos con especialistas frente a listeria por ejemplo, o productos más generalistas como el Biamex SP, para una conservación integral del alimento.

En resumen, los conservantes naturales para alimentos son una opción excelente para aquellos que buscan una alternativa más saludable y sostenible a los aditivos sintéticos. Aprovechar los principios de la fermentación protectora y utilizar conservantes naturales basados en biotecnología puede ayudar a garantizar la seguridad y calidad de los alimentos, mientras se promueve la sostenibilidad y el bienestar general. ¡No dudes en contactarnos si quieres saber más!

  • Llamarnos al teléfono: +34 91 845 42 14
  • Rellenar el formulario a continuación

Contáctanos

7 + 1 = ?

LOS AGROQUÍMICOS Y SU PAPEL EN LA INDUSTRIA

¡Feliz año 2024 y bienvenidos de nuevo al Blog de Amerex! Hoy haremos un viaje a través de la historia de los agroquímicos y exploraremos cómo han evolucionado a lo largo del tiempo y su impacto en la agricultura. Conocer el entorno y contexto social de la industria en global es importante para seguir desarrollándonos, y aunque hoy nos alejamos un poquito de nuestra tónica habitual, seguro que esta entrada de Blog os va a resultar muy interesante. ¡Allá vamos!

Solo aquellos que tienen aseguradas las necesidades más básicas, incluido el suministro de alimentos, pueden dedicarse a actividades más complejas y enriquecedoras para el bien común.

Esta premisa, que es también una gran verdad, explica por qué muchos imperios y civilizaciones a lo largo de la historia llegaron a su declive, principalmente debido a la incapacidad de garantizar suficiente alimento para toda la población. Civilizaciones de sobra conocidas como la egipcia, o la maya, llegaron a su fin encadenando diversas malas cosechas que dieron como resultado la escasez de alimentos.

El desarrollo posterior a la Ilustración permitió comprender algunos procesos que eran desconocidos, como la polinización, el crecimiento de las semillas y las necesidades de las plantas, o la identificación de los nutrientes más efectivos. Eso permitió que se idearan soluciones para aumentar la productividad de los cultivos y surgió entonces, la agroquímica.

¿Cuál es el origen de los agroquímicos?

A finales del siglo XIX, surgieron los primeros productos químicos destinados a mejorar la productividad agrícola. Inicialmente, se utilizaron fertilizantes para enriquecer el suelo y aumentar los rendimientos. Con el tiempo, esta práctica evolucionó para incluir pesticidas, herbicidas y fungicidas, dando inicio a la era de los agroquímicos.

Pero retrocedamos un poco, hasta los primeros momentos de la agricultura hace ya más de diez milenios. En Oriente Medio, donde prevalecía el estilo de vida nómada, algunas comunidades empezaron a establecerse en lugares determinados, lo que supuso la base para el desarrollo de las primeras civilizaciones. Empezaba así el sedentarismo, y unos primeros agricultores comenzaron a cultivar el trigo. Este cereal era una fuente significativa de proteínas, lo que les permitía alimentarse adecuadamente y eliminaba la necesidad de desplazarse en busca de caza.

Este cambio marcó el inicio de asentamientos permanentes que, con el tiempo, evolucionaron en complejas civilizaciones. Sin embargo, el impacto positivo del cultivo del trigo y otras cosechas se vio parcialmente limitado por la aparición de plagas.

Agroquímica - Prado bañado por la luz. Imagen de Freepik

¿Qué relevancia histórica tienen los agroquímicos y cómo han intervenido en la sociedad?

– La importancia de la química en el control de plagas

A lo largo de diferentes períodos históricos en todos los lugares del mundo se han empleado, de alguna manera u otra, sustancias que denominamos “plaguicidas” con diferentes estrategias. Por ejemplo, en la Baja Mesopotamia hace casi 5 siglos, se utilizó el azufre para controlar insectos y ácaros que amenazaban las cosechas. En China, durante la misma época, se utilizó mercurio en la agricultura. También cenizas, humo generado por la quema de paja, cangrejos muertos, cuernos de animales y excrementos. Querían utilizar así la pestilencia para alejar las plagas de los cultivos. O en el siglo I, en la Antigua Roma, Plinio el Viejo recomendaba el uso de arsénico como método efectivo para exterminar plagas. Además, en esa época se desarrolló el primer insecticida a base de flores trituradas de piretro.

Más recientemente, en el siglo XX antes de la Segunda Guerra Mundial, se utilizaron sustancias como ácido sulfúrico, clorato de sodio, gas, naftaleno y creosota en las explotaciones agrícolas.

– El uso de los fertilizantes en la historia

El suministro de nutrientes ha sido una necesidad constante desde los primeros días de la agricultura. Garantizar la alimentación global depende del uso de fertilizantes para proporcionar los nutrientes esenciales y evitar el agotamiento del suelo.

En el siglo XIX, el agotamiento del suelo en Europa llevó a hambrunas, impulsando la investigación de agroquímicos para aumentar la productividad. El químico Justus Von Liebig entonces identificó nitrógeno, fósforo y potasio como esenciales para el crecimiento de las plantas, dando origen a la fórmula NPK, que actualmente continúa siendo la base de los fertilizantes químicos modernos. Así, pudo fabricar el primer abono artificial, pero la falta de elementos nitrogenados en su composición limitó su éxito.

La fijación de nitrógeno era un desafío hasta que Haber y Bosch propusieron fijarlo como amoniaco. Hoy, comprendemos que los cultivos requieren macronutrientes y micronutrientes, junto con bioestimulantes y elementos auxiliares para enfrentar el estrés que no resuelven con nutrientes convencionales.

¿Qué impacto ambiental poseen los agroquímicos?

En la década de 1960, durante la llamada Revolución Verde, los agroquímicos desempeñaron un papel crucial al impulsar el aumento de la producción agrícola. La introducción de fertilizantes nitrogenados, herbicidas y pesticidas permitió a los agricultores obtener cosechas más abundantes. Sin embargo, este período también generó preocupaciones sobre el impacto ambiental y la salud humana.

Como consecuencias negativas del impacto ambiental de los agroquímicos destacan la contaminación del suelo y del agua. Además, la sobreexposición a ciertos pesticidas ha sido vinculada a problemas de salud, y la pérdida de biodiversidad es otra preocupación significativa. Estos efectos adversos subrayan la importancia de buscar alternativas más sostenibles.

¿Y las tendencias actuales en lo referente a los agroquímicos?

En la actualidad, existe una creciente tendencia hacia prácticas agrícolas más sostenibles. Los agricultores y científicos buscan reducir la dependencia de agroquímicos mediante el desarrollo de cultivos resistentes a plagas y enfermedades, así como el uso de prácticas agroecológicas. La tecnología, como la agricultura de precisión, también está siendo empleada para optimizar la aplicación de agroquímicos y minimizar su impacto ambiental.

Agroquímicos - Agricultor rociando fertilizante en un campo. Imagen de Unsplash

¿Cómo contribuyen las empresas a la productividad agrícola?

Es evidente que a lo largo de la historia, el empleo de herramientas de naturaleza química para controlar plagas y mejorar la productividad de los cultivos ha sido esencial y sigue siéndolo en la actualidad.

La utilización de productos químicos es imprescindible para asegurar las necesidades nutricionales básicas de la población y garantizar una productividad agrícola sostenible, protegiendo las cosechas de plagas descontroladas.

En las regiones más desfavorecidas del mundo persisten desafíos. Según la FAO, entre el 20% y el 40% de todos los cultivos alimentarios mundiales se pierden debido a plagas y enfermedades.

Conscientes de esta realidad, las empresas del sector agroquímico han estado investigando desde la década de 1980 el desarrollo de sustancias más selectivas, capaces de atacar plagas específicas sin causar daños a los seres humanos. Este enfoque busca garantizar la máxima seguridad de los alimentos agrícolas producidos.

En muchos casos, estas empresas ofrecen sustancias destinadas a la fabricación de pesticidas, centrándose también en la innovación en el ámbito de los fertilizantes y la aportación de nutrientes, donde la química desempeña un papel crucial. Se busca desarrollar sustancias más efectivas, seguras e inocuas para los seres humanos.

¿Qué otras estrategias existen para garantizar la seguridad de los alimentos?

Es bueno conocer el contexto histórico de todos los temas relacionados con la industria alimentaria, lo que nos permite avanzar en el desarrollo de nuevas y positivas implementaciones de procesos y avances para el mejor aprovechamiento de los alimentos. ¿Pero qué ocurre después de todo esto? Desde Amerex compartimos el compromiso de garantizar que los alimentos lleguen a su destino final manteniendo su frescura y seguridad.

Nuestra gama de productos está diseñada no solo para preservar la calidad organoléptica de los alimentos, sino también para extender su vida útil de manera segura. Al acoger la innovación y la excelencia, contribuimos a la sostenibilidad y seguridad en la cadena alimentaria.

En Amerex trabajamos para brindar a la industria alimentaria opciones que no solo respetan la tradición, sino que también abrazan la tecnología moderna. Si quieres que te ayudemos en la búsqueda de esas soluciones para aplicar a tus productos, ¡estaremos encantados de hacerlo!

  • Puedes escribirnos un correo a: imasd@amerexingredientes.com
  • Llamarnos al teléfono: +34 91 845 42 14
  • Rellenar el formulario a continuación
Hasta la próxima

Contáctanos

7 + 0 = ?

ALIMENTOS VEGANOS Y CONSERVANTES NATURALES

En la actualidad, la tendencia hacia productos veganos ha ganado una popularidad significativa, pero surge un debate sobre la autenticidad de su «naturalidad». Muchos productos etiquetados como veganos contienen aditivos químicos, lo que ha llevado a cuestionar su verdadero valor nutricional y su alineación con un estilo de vida saludable. Cuesta encontrar productos veganos que sean clean label, es decir, que en su etiqueta no haya aditivos alimentarios.

La pregunta por tanto es ¿son realmente naturales productos con una larga lista de aditivos químicos, como son estos alimentos? ¿Existen opciones mejores de conservantes naturales que sustituyan a los aditivos químicos actuales?

Está claro que obtener un producto natural y saludable, seguro microbiológicamente y con una organoléptica óptima no es tarea sencilla. ¡Sigue leyendo y te contamos más!

¿Qué significa Clean Label y cuál es la importancia de la transparencia en los alimentos veganos?

El término «Clean Label» significa “etiqueta limpia”, es decir, en el sector de la alimentación implica una etiqueta libre de aditivos químicos.

El término clean label ha cobrado relevancia en la industria alimentaria desde hace unos años. Representa la demanda del consumidor de transparencia y la búsqueda de productos con ingredientes fáciles de entender y reconocer.

Actualmente los consumidores están más informados respecto a los aditivos que se usan en los alimentos y tienen a su alcance el poder conocer las referencias de los números E de las etiquetas.

Aditivos en alimentos veganos

¿Qué son los aditivos alimentarios y qué relevancia tienen para los alimentos veganos?

Los aditivos alimentarios son todos las sustancias que se añaden a alimentos mínimamente procesados para mejorar su organoléptica y mantener su seguridad microbiológica. Todos los aditivos permitidos en la Unión Europea están legislados por el Reglamento (CE) 1331/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008.

Los alimentos veganos, en la mayoría de ocasiones sufren un alto nivel de procesamiento y son necesarios diversos aditivos para ayudarles a conseguir la organoléptica y sabor de los productos animales que tratan de imitar. Además, no podemos olvidar la importancia de obtener también un producto seguro microbiológicamente, por lo que serán necesarios también conservantes en esa lista de ingredientes.

Este último punto es otro debate abierto, porqué imitar alimentos de origen animal que conlleva un alto procesamiento y adición de aditivos, en vez de obtener productos veganos innovadores.

Sea cual sea la respuesta, desde Amerex podemos ayudar reduciendo la lista de aditivos al ser especialistas en conservantes naturales basados en biotecnología.

¿Qué diferencia existe entre los conservantes naturales para alimentos y los aditivos químicos para productos veganos?

Es esencial educar a los consumidores sobre la diferencia entre conservantes naturales y aditivos químicos. Mientras que los aditivos pueden plantear preocupaciones sobre la salud, los conservantes naturales de Amerex se obtienen de fuentes naturales y son procesados de manera sostenible.

En medio del debate sobre la autenticidad de los productos vegano, la elección de conservantes naturales se convierte en un factor crucial. Los conservantes naturales, a diferencia de los aditivos químicos, preservan la frescura de los alimentos sin comprometer la calidad ni añadir componentes indeseados.

¿Qué conservantes naturales existen actualmente para productos veganos?

Existen numerosos conservantes naturales para obtener productos vegano seguros y organolépticamente aceptables. Como líderes en la industria, en Amerex entendemos la importancia de ofrecer soluciones de conservantes naturales para alimentos que sean eficaces y seguros. Nuestra dedicación a la biotecnología nos permite desarrollar productos que cumplen con los estándares de «clean label» sin sacrificar la eficacia en la preservación de alimentos.

Contamos con multitud de caso de éxito en alimentos vegano tanto para análogos lácteos como análogos de carne. Para ello el uso de conservantes como los productos de la gama Safemix ayudan en la reducción de tratamientos y aditivos químicos y en la mejora de la organoléptica.

Amerex se compromete a ofrecer conservantes naturales que no solo preservan la frescura de los alimentos, sino que también cumplen con los estándares de clean label, proporcionando a los consumidores una opción auténtica y saludable obteniendo un producto lo más natural posible.

Descubre cómo los conservantes naturales de Amerex pueden mejorar la calidad de tus productos. ¡Contáctanos hoy para obtener más información!

  • Llamarnos al teléfono: +34 91 845 42 14
  • Rellenar el formulario a continuación

Contáctanos

4 + 4 = ?

AUTORIZACIÓN DEL VINAGRE TAMPONADO COMO CONSERVANTE ALIMENTARIO (E-267)

El pasado mes de septiembre la Comisión Europea autorizó el uso de vinagre tamponado como aditivo alimentario asignándole el número E-267 de la lista de aditivos alimentarios. Mediante la publicación del Reglamento (UE) 2023/2086 de la Comisión de 28 de septiembre de 2023 por el que se modifican el anexo II del Reglamento (CE) nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo y el anexo del Reglamento (UE) nº 231/2012 de la Comisión en lo que concierne al uso del vinagre tamponado como conservador y corrector de la acidez.

A continuación os dejamos toda la información sobre la incorporación de este conservante alimentario a la lista de aditivos alimentarios:

¿Qué conservante alimentario es el vinagre tamponado?

El vinagre tamponado es un producto líquido o en polvo que se prepara añadiendo tampones al vinagre, según lo que indica el reglamento anteriormente citado.

Los tampones utilizados para su preparación son el hidróxido sódico/potásico (E-524 a E-525) y carbonato sódico/potásico (E-500 a E-501). El vinagre tamponado se ajusta a la norma europea EN 13188:2000 y tiene un origen exclusivamente agrícola (excepto madera/celulosa) por doble fermentación, alcohólica y acética. Los principales componentes son el ácido acético y sus sales.

El vinagre tamponado se utilizaba hasta ahora como una alternativa clean label a otros conservadores o correctores de la acidez autorizados, en concreto para los mencionados anteriormente, ácido acético y sus sales, cuyos números son: E-260-263. Estos conservantes alimentarios se usan principalmente por su poder de protección frente a microorganismos gram-negativos, ya que este tipo de bacterias son las más difíciles de controlar. Entre ellas podemos encontrarnos con la mundialmente conocida Salmonella o con E.coli.

¿Cómo se incluye el vinagre tamponado en la lista de conservantes alimentarios?

El vinagre tamponado se incluye en la lista de conservantes alimentarios con el número E-267.

Según el Reglamento (UE) 2023/2086 de la Comisión de 28 de septiembre de 2023 se modifican el anexo II del Reglamento (CE) nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo y el anexo del Reglamento (UE) nº 231/2012 de la Comisión en lo que concierne al uso del vinagre tamponado como conservador y corrector de la acidez.

Tras presentar una solicitud a la Comisión en marzo de 2021, se pidió la autorización del uso de vinagre tamponado como conservante y como corrector de la acidez en una gran variedad de categorías de alimentos. Entre estos alimentos se incluyen: Preparados de carne, tal como se definen en el Reglamento (CE) nº 853/2004), ñoquis de patata, pastas alimenticias frescas y pre-cocidas, frutas y hortalizas en conserva, requesón, queso fresco, excepto los productos incluidos en la categoría 16.

Tras una evaluación de la seguridad del vinagre tamponado como aditivo alimentario para los usos anteriormente mencionados, se llegó a la conclusión de que no existe ningún problema de seguridad para el uso del vinagre tamponado a los niveles máximos de uso propuestos en la norma. El estudio correspondiente lo llevó a cabo la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

¿Qué conservantes naturales para alimentos existen como alternativa al vinagre tamponado?

Actualmente los conservantes naturales para alimentos que existen como alternativa al vinagre tamponado (E-267) y que sean clean label, son extractos vegetales. Sin embargo la efectividad de estos conservantes alimentarios no es tan alta como la del vinagre tamponado.

El vinagre tamponado se usaba hasta la fecha como alternativa eficaz a otros conservadores o correctores de la acidez autorizados, en particular el ácido acético y sus sales (E 260-263). Al no tener hasta este momento un número E asignado, se declaraba como aroma natural o como vinagre tamponado. Estos conservantes destacan por ser muy eficaces frente a bacterias gram-negativas, cuyo problema de radica en la pared celular que las recubre y las hace más resistentes a los conservantes. Actualmente los extractos naturales de especias o vegetales no consiguen igualar esa eficacia.

¿Qué conservantes alimentarios clean label ofrece Amerex?

En Amerex somos expertos en conservantes alimentarios clean label y disponemos de una amplia gama de productos con distintas funcionalidades, desde acción protectora frente a patógenos a eliminación de aditivos químicos.

Para ello contamos con conservantes que combinan distintas tecnologías. Nuestra experiencia se basa en el uso de la fermentación protectora. Esta tecnología microbiana es totalmente natural y clean label. Dentro de esta categoría encontramos productos como la gama Biamex, que abarcan un amplio grado de acción.

Contamos también de productos que combinan la fermentación protectora con aditivos químicos. Entre los conservantes alimentarios que incluyen vinagre tamponado destacan los productos: Safemix AV o Biamex Aroma Global. Son altamente eficaces frente a bacterias como E.coli o enterobacterias, además la baja dosis recomendada (entre 0,1%-10%) favorece una organoléptica natural y casera, evitando sabores desagradables.

Entre los productos de Amerex que usan la sinergia entre fermentación protectora y aditivo químico, destaca también: Fermitrat FS. Esta solución utiliza una combinación de cepas de microorganismos junto con la tecnología del ácido acético para maximizar la protección de los alimentos frente a bacterias Gram-negativas como las enterobacterias en general, así como frente a microorganismos patógenos como Salmonella y E. coli, que son una preocupación común en la industria alimentaria debido a los riesgos asociados con la seguridad alimentaria y la calidad de los productos.

Estas cepas de microorganismos actúan en sinergia con el ácido acético o vinagre tamponado potenciando sus propiedades antimicrobianas, sin alterar negativamente el sabor, aroma ni textura de los alimentos.

Si buscas mejorar la calidad de tus alimentos asegurando una conservación y organoléptica óptima, ¡no dudes en contactarnos! Disponemos de distintas gamas de productos para adecuarnos a cada necesidad específica de nuestros clientes.

  • Puedes escribirnos un correo a: imasd@amerexingredientes.com
  • Llamarnos al teléfono: +34 91 845 42 14
  • Rellenar el formulario a continuación

Contáctanos

4 + 2 = ?

PATÓGENOS EMERGENTES EN ALIMENTOS: CAMPYLOBACTER

En el mundo de la seguridad alimentaria, la aparición de patógenos emergentes plantea desafíos constantes. Entre ellos, la bacteria Campylobacter ha surgido como una protagonista inquietante en la ecuación de la inocuidad alimentaria.

 A medida que exploramos las complejidades de este microorganismo y su impacto en diversos alimentos, descubriremos cómo Amerex, líder en conservantes naturales para alimentos basados en biotecnología, está a la vanguardia en la búsqueda de soluciones innovadoras.

Acompáñanos en este blog para comprender y abordar el desafío que presenta Campylobacter en nuestra cadena alimentaria.

Microorganismos patógenos en alimentos ¿Qué sabemos sobre Campylobacter?

En la constante búsqueda de garantizar la seguridad alimentaria, nos enfrentamos a diversos desafíos y uno de ellos es la aparición de nuevos patógenos emergentes en alimentos.

La bacteria Campylobacter ha capturado la atención de la comunidad científica últimamente. Este microorganismo, pertenece a la familia Campylobacteraceae. Las especies de este género son bacilos Gram-negativo con forma de coma y móviles, además han demostrado ser un riesgo creciente en la cadena alimentaria debido a las intoxicaciones alimentarias que provocan.

Combatir las bacterias Gram-negativas es uno de los retos principales de la industria alimentaria, ya que no existen muchos aditivos alimentarios realmente efectivos frente a este tipo de patógenos debido a la protección que les otorga su pared celular. En menor medida incluso, encontramos conservantes naturales para alimentos que sean clean-label y realmente eficaces en mantener a raya a este tipo de microorganismos.

¿Qué alimentos son contaminados por el patógeno emergente Campylobacter?

La prevalencia de microorganismos patógenos en los alimentos, como Campylobacter, plantea una seria amenaza para la salud pública, ya que puede provocar campilobacteriosis (es una causa común de infección intestinal). Estas bacterias también son una de las muchas causas de la diarrea del viajero o intoxicación alimentaria.

Esta bacteria puede contaminar una amplia gama de alimentos, desde aves de corral hasta productos lácteos y vegetales crudos, similar a la contaminación por la mundialmente conocida Salmonella. Las personas casi siempre resultan infectadas por comer alimentos contaminados.

Patógenos emergentes

Comprender cómo estos patógenos emergentes afectan nuestra cadena alimentaria es esencial para implementar medidas efectivas de seguridad, tanto a nivel de producción en la industria alimentaria, como de buenas prácticas de manipulación de los alimentos por los consumidores.

¿Cuáles son los tipos de aditivos alimentarios más comunes frente a Campylobacter?

En la búsqueda de garantizar la seguridad alimentaria, es crucial conocer cuáles son los tipos de aditivos alimentarios más comunes y efectivos contra patógenos Gram-negativos como Campylobacter.

El grupo de bacterias Gram-negativas destacan por ser de las más complicadas de combatir para la industria alimentaria, cuentan entre ellas con patógenos, como las ya mencionadas Salmonella y Campylobacter, o como con E. coli dentro del grupo de las enterobacterias. Todas ellas pueden causar enfermedades de especial relevancia para el ser humano derivadas de consumir algún alimento que las haya desarrollado.

Los tipos de aditivos alimentarios más comunes frente a este tipo de bacterias es el uso de ácidos, como el ácido acético. El ácido acético es muy utilizado en la industria y tiene asignado el número E: E-260, y también todas sus sales como por ejemplo el diacetato de sodio, siendo esta última el aditivo con número E-262ii. Aun contando con esta actividad específica, el ácido acético suele requerir de sinergias con otros conservantes de distintos orígenes para controlar su aparición.

¿Existen conservantes naturales para alimentos frente a patógenos emergentes Gram-negativas?

Amerex, a través de su uso de la biotecnología, ha desarrollado conservantes naturales para alimentos, que no solo prolongan la vida útil de los alimentos, sino que también actúan como barreras eficaces contra estos microorganismos indeseados.

La combinación de tecnologías en la industria alimentaria se ha convertido en una estrategia innovadora y eficaz para mejorar la seguridad y calidad de los productos. En Amerex disponemos de productos basados en la sinergia del acético con la fermentación protectora, como Fermitrat Fs, que representa un ejemplo destacado de esta combinación altamente efectiva.

Sin embargo, existen otras soluciones plenamente clean-label que permiten eliminar el acético de la ecuación obteniendo conservantes naturales para alimentos. Gracias al uso de la fermentación protectora, la mezcla de distintas cepas nos permite obtener productos que hacen frente a este tipo de patógenos, como es el producto Safemix AV.

En resumen, el desafío de enfrentar patógenos emergentes en alimentos requiere una combinación de conciencia, investigación y soluciones innovadoras. Amerex está comprometido en proporcionar conservantes naturales para alimentos que no solo respondan a estos desafíos, sino que también eleven los estándares de seguridad alimentaria en la industria.

Nuestro equipo de expertos está a tu disposición para asesorarte sobre soluciones personalizadas para tus necesidades específicas en la industria alimentaria, y así mejorar la seguridad, calidad y durabilidad de tus productos alimentarios.

  • Puedes escribirnos un correo a: imasd@amerexingredientes.com
  • Llamarnos al teléfono: +34 91 845 42 14
  • Rellenar el formulario a continuación

Contáctanos

2 + 5 = ?